“ESTAR PREPARADOS” Y LAS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DE LA PANDEMIA

Me hace mucha ilusión daros a conocer el proyecto “ESTAR PREPARADOS”. Un proyecto de unión y conversación que coordina UNESPA.

UNESPA es la entidad que representa los derechos de las aseguradoras desde hace más de 40 años.

“ESTAR PREPARADOS” supone un compromiso, por parte del sector asegurador, a nivel científico y social para evitar que las carencias que hemos identificado durante estos dos duros años de pandemia se repitan. Es por ello por lo que han recaudado más de 28 millones de €, donados por 107 aseguradoras, que se destinarán a asociaciones dentro del ámbito de la investigación y lo social.
Me siento muy afortunada de que hayan pensado en mí para dar luz a las consecuencias psicológicas de esta pandemia, su repercusión mediática y el fenómeno de la normalización y desestigmatización entorno a la salud mental.

En España tenemos un grave problema en cuanto a la prevención e intervención en Salud Mental, y es que el número de profesionales de la psicología que tenemos dentro de la Salud Pública es de 6 por cada 100 mil habitantes, muy por debajo de la media europea que es de 18. Es decir, tres veces más que en España.
Una de las muchas lecciones que nos ha dejado esta pandemia es la importancia de cuidar nuestra Salud Mental, por lo que necesitamos concienciarnos y concienciar a las instituciones para que inviertan en esta área.

Cuando se decretó el estado de alarma y el confinamiento, los psicólogos fuimos conscientes del sufrimiento emocional que iba a tener la población.
Ante la incertidumbre a la que nos enfrentábamos, la mente reaccionó con miedo y ansiedad, dado que no tenía control sobre la situación. Esto, mantenido en el tiempo, ha dado lugar a estados más depresivos, muchos de ellos como consecuencia de verse atrapados en una soledad no deseada, la pérdida de empleo o el estrés que se ha ido cronificando con el paso del tiempo.

Es muy importante trabajar el bienestar y la salud emocional, como medida de prevención de Salud Mental. ¿Por qué esperar a tener el problema encima, si podemos prevenirlo?