Aristóteles decía que las personas somos seres sociales por naturaleza, ya que necesitamos interaccionar con nuestro entorno para sobrevivir. El amor, además, es el motor de nuestras vidas, por lo que necesitamos amar y ser amados por nuestra familia y/o amigos/as para sentirnos plenos. Una de las manifestaciones de esta característica es la necesidad de ayudar a los demás, que brota espontáneamente de nuestro corazón y nos hace sentir valiosos, útiles y realizados.

¿Conoces el cortometraje de Tom Long llamado “The Misguided Monk”? Si no sabes de él no te preocupes, lo puedes ver aquí:

¿Te animas a utilizarlo como base para reflexionar con tus hijos/as y/o alumnos/as sobre nuestra necesidad de relacionarnos, ofrecer nuestro cariño y ayudar a los demás?

Te propongo la siguiente actividad para que la realices tal cual o la adaptes a tu propio contexto para que te sea lo más útil posible:

  • Ved el vídeo juntos/as, concentrándoos en disfrutar de la historia, y dejando que la música y los distintos sonidos que se escuchan os vayan sumergiendo en la misma.
  • Después sugiéreles que anoten cómo creen que se siente el anciano antes y después de que aparezca el perrito, y cómo cambia ese sentimiento cuando cree que le ha hecho daño inconscientemente después de prestarle su ayuda. ¿Qué emociones dejan traslucir ambos a medida que transcurre la historia? Déjales que libremente y de forma autónoma y creativa expresen sus propias emociones al hacerlo.
  • Modera un debate entre ellos/as: pídeles que comuniquen en voz alta al resto cuáles son esas emociones y sentimientos, señalando qué imágenes y/o gestos les han servido como pistas para averiguarlo.
  • Reflexionad en grupo: ¿Habéis llegado todos/as a las mismas conclusiones? Es un momento excelente para trabajar el respeto y la tolerancia hacia la opinión de los demás, así como la escucha activa. ¿Os atrevéis a hacer un mural con todas las enseñanzas que habéis extraído de esta actividad?

Motiva a tus chicos/as a que miren más allá de sí mismos/as y comparte con nosotros vuestra experiencia.

Si deseas que te diseñemos talleres y/o dinámicas para aplicar la Educación Emocional en casa o en el aula, no dudes en ponerte en contacto con nosotros mandándonos un correo a educacion@ciaramolina.com.
¡Estaremos encantados de ayudarte!